Como elegir los pedales de tu bicicleta

Montar en bici por la ciudad no es lo mismo que hacerlo de paseo por vías ciclables, parques o paseos. Tampoco es lo mismo que si te lo planteas de forma deportiva por carretera o montaña. Cada modalidad tiene sus particularidades y detalles que harán que pedalear nunca te aburra. El distinto pedaleo se traslada al tipo de bicicleta que montes y en algo más importante de lo que parece, la elección de los pedales.

Hay distintos tipos de pedales que se resumen en tres grandes grupos: de plataforma, con calapies y automáticos.

Imagen

Los pedales de plataforma son perfectos para ir de paseo, e incluso para circular por la ciudad. Hay varias razones, como la sencillez de no necesitar calzado específico, y por supuesto el hecho de que nada te impida sacar el pie del pedal por si tienes que echar pie a tierra. Sin embargo tienen otras desventajas. La pedalada no es eficiente porque el peso y la posición del pie no es homogenea y se pierde potencia en cada pedalada. Del mismo modo, son menos seguros porque corres más riesgo de resbalarte en ellos -y más si el día es lluvioso-.

Imagen

Los pedales con calapiés son muy estéticos, sobre todo en las fixie (o singlespeed), o en bicicletas antiguas remodeladas. Se componen de una pieza de aluminio o plástico que se atornilla al pedal, o se fija mediante un sistema de correas. El pie se introduce en el calapié y de ese modo optimizas la posición al pedalear y el pie está más sujeto. Problema, en situaciones urbanas de soltar rápido el pie, te puedes quedar agarrado y es algo engorroso de poner y de quitar.

Imagen

Los pedales automáticos revolucionaron el ciclismo profesional ya hace algunas décadas. Look se sacó de la manga este estilo de pedal en 1984. Tomaron de ejemplo la forma en que los esquiadores enganchaban sus botas al esquí quedando fijas. La introducción del pedal automático fue un cambio brutal en su momento. Se consigió una pedalada más redonda, con los pies siempre en la posición correcta para ejercer toda la fuerza en el pedal y además evitar lesiones de rodilla por una mala mecánica de pedaleo. Además, el ciclista ganaba en seguridad, ya que al quedar el pedal y la zapatilla unida por la cala, un acople de la zapatilla que favorece esta unión, así el pie no resbala nunca.

Los pedales automáticos es mi elección y recomendación, siempre que no sean bicicletas puramente de paseo. Hay personas que  achacan al pedal automático que te puedes caer si en el momento de ir a echar el pie al suelo no sueltas la cala del pedal. Pero la mecánica de soltar la cala es tan sencilla y se aprende tan rápido que no es excusa. Lo realmente negativo del pedal automático es que te supone un coste mayor que los otros pedales. Tienes que comprarte zapatillas, bien adaptadas para la carretera o la MTB, o zapatillas con estilo urbano que llevan su suela adaptada para la forma de las calas. El coste del pedal automático en sí tampoco es demasiado, por 40€ tienes unos pedales y calas de Shimano. Pero a esto hay que añadir el coste de las zapatillas, que no es poco. Por eso, si solo quieres disfrutar de la bici en la ciudad, tal vez no te merezca la pena el coste, pero te aseguro que sí lo hará en carretera o MTB.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: